¿Qué sabes del clítoris?

El clítoris es el punto de la anatomía femenina con mayor potencial para producir placer. Se encuentra bajo los labios menores, un pequeño abultamiento con un repliegue de piel; se trata del capuchón del glande del clítoris que lo protege de roces bruscos, ya que es extremadamente sensible. Es tan solo la punta del iceberg de un complejo sistema productor de placer.

¿Cómo surgió?, ¿con qué fin?

Hace aproximadamente 300 millones de años, los reptiles dejaron el medio acuático para ocupar el medio terrestre, por ello, sufrieron una serie de cambios anatómicos y fisiológicos para adaptarse a este nuevo medio. Evolucionaron y desarrollaron medios de reproducción internos, el huevo era fecundado dentro de la hembra y no el exterior como ocurría en el medio acuático. Para posibilitar esto, se produjeron una serie de cambios en los genitales; la aparición de pene, que se desarrolló como una especie de canuto, un órgano con el que poder introducir a la hembra los espermatozoides, con una gran concentración de terminaciones nerviosas en su extremo. Y la aparición del clítoris, un órgano que facilitaba la entrada del pene haciendo que resultara agradable para ella. Es una estructura cargada de receptores sensoriales, que por su colocación en la entrada, aseguraba su estimulación con la introducción del pene del macho. La vagina aún no existía, la introducción del pene se realizaba en una entrada denominada cloaca.

“Los reptiles no sólo inventaron el coito, sino que además lo hicieron placentero”. Luis Elberdin. 

¿Cómo ha ido evolucionando hasta ahora?

Los mamíferos aparecieron hace 220 millones de años, con la extinción de los dinosaurios hace 62 millones de años, estos se extendieron de forma notable por la tierra. Lo cual supuso una serie de cambios, los más importantes: la aparición del útero para albergar y mantener a la cría durante un largo periodo de tiempo, permitiendo el nacimiento con un estado avanzado de madurez. Y la aparición de la vagina, conducto necesario para facilitar la expulsión de las crías.

Otro acontecimiento importante, el bipedismo, también produjo una serie de cambios; La estructura ósea de la pelvis se modificó provocando el desplazamiento del clítoris de la entrada de la vagina. El pubis, el cual está adosado el clítoris se acorta, y éste se desplaza con él. Esto también provoca que el canal del parto se estreche, provocando que los partos sean más prematuros. La uretra se abrió paso hacia el exterior, buscando una salida independiente de la vagina y haciendo que el clítoris se desplace más.

clitoris

Por su composición y finalidad, podemos concluir que el clítoris surgió como un elemento altamente sensitivo, que pos su ubicación (entrada de la cloaca), aseguraba el placer de la hembra durante la penetración. Pero los cambios morfológicos sufridos durantes millones de años de evolución desplazaron el clítoris lejos de la entrada de la vagina, lo cuál dificultaba el placer en las primates humanas, ya que la penetración no era suficiente.

Las paredes de la vagina no contienen los receptores sensoriales que están presentes en la superficie de la piel, que son sensibles a la estimulación táctil, como las caricias. La vagina, especialmente en sus dos tercios internos, carece de receptores sensoriales, y no presenta excesiva sensibilidad (excepto para la presión muy fuerte). Sobre la vagina podemos concluir que no fue desarrollada para el placer, sino para la salida de las crías en el parto y para recibir el pene del macho.

En cuanto al macho no sufrió grandes cambios en sus genitales a causa del bipedismo, pero sí tuvo que adaptarse a los cambios morfológicos que sufrió la hembra. Frente a la necesidad de dar placera la hembra para poder penetrarla, aparecieron nuevas formas de estimulación. Según el antropólogo Desmond Morris, estos cambios morfológicos hicieron que los machos se sintieran atraídos sexualmente por otras zonas de la hembra, los labios de la boca y los pechos. Todo este conjuntos de cambios, provocaron que poco a poco se desvinculara las conductas sexuales del hecho reproductivo, es decir que la hembra se encuentra receptiva al placer no sólo en épocas de celo y para el coito, sino en otros momentos ya que este adquiere otros significados (sociales, competitivos, etc).

Por otro lado, dado que las crías nacían antes de su completo desarrollo, era necesaria una estructura social que les aportara protección. El placer juega un papel muy importante, ya que utiliza para mantener lazos sociales.

Las hembras ya no estaban tan fuertemente influidas por las hormonas y desaparece el estro, por lo que esto supone que siempre le resulte atractiva al macho. El macho siente una constante compulsión copulatoria, en ocasiones descontrolada, lo que da lugar a las violaciones. Hecho únicamente humano.

El macho se adapta a estos cambios, alargando su pene aparentemente, es decir, haciéndolo más visible. Adaptándose también a las nuevas prácticas sexuales típicamente humanas, como el coito frontal, caricias, besos etc.

¿Conoces su anatomía?, ¿sabes como estimularlo?

Como en un principio he mencionado, el clítoris forma parte de un complejo sistema. Mary Jane Sherfey lo llamo “complejo clitorial” y con él hacía referencia al conjunto formado por el clítoris (glande, tallo y raíces) labios genitales y entrada genial (tercio externo). Ya que estas zonas responden simultáneamente ante la excitación sexual, aumentando de tamaño y recibiendo mayor aporte sanguíneo, lo que se denomina respuesta sexual.

Como podéis comprobar el clítoris es más grande de lo que se puede observar a simple vista, conocer su anatomía interna nos puede ser de gran ayuda a la hora de estimularlo. Debido a su gran amplitud podemos obtener placer, no sólo estimulando directamente el glande, sino que también a través de la penetración, debido a los estiramientos de los tejidos, por ello habrá posturas más o menos placenteras, según estimulen en mayor o mejor medida estas zonas. Pero también existen otras maneras de estimularlo, como las caricias alrededor del glande, o presionando ligeramente los labios y otras zonas, ya que la superficie del clítoris continúa por debajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close